miércoles, 15 de septiembre de 2010

005 - Bang! (2002)

Autor: Emiliano Sciarra
Dificultad: Baja
Nº Jugadores: 4 a 7 (mientras más mejor)
Tiempo: 30 minutos
Dependencia del idioma: Nula. Sólo instrucciones.
Contenido: 110 cartas y un libro de reglas.

Las cartas (al menos en la edición que tengo yo que es la que retrato aquí) son de buena calidad, algo finas, pero con unas fundas va la cosa que arde. Yo tengo la 3ª Edición. Según parece en la 4ª Edición se lo han currado más y ya traen tableros para los jugadores, pero que a mí particularmente no me llaman la atención, es más... los veo totalmente innecesarios.

Uno de los fallos que yo le veo al juego, aunque quizás no sea un fallo, es que a mí me gusta más tener constancia de la vida de cada uno mediante contadores y no con una carta bocabajo, no sé, me parece mucho más juego si usamos contadores, que tanto no cuesta hacerlos, aunque claro, por el precio que tiene el juego, más no se le puede pedir. Pero bueno, hay que conformarse con llevar el control de la vida mediante una carta dada la vuelta, donde se pueden ver dibujadas las balas que hacen de vidas del jugador.

Bien, pues antes de comenzar, veamos cómo se presenta el juego:

Los Forajidos cazan al Sheriff. El Sheriff caza a los Forajidos. El Renegado hace planes en secreto, listo a apuntarse a uno u otro bando.
Las balas vuelan. ¿Quién entre los pistoleros es fiel, preparado para sacrificarse por el Sheriff? ¿Y quien un Forajido sin piedad deseoso de matarlo?
Si quieres descubrirlo, basta que con que robes (cartas).” 

Pues ya es hora de entrar al trapo, como se suele decir, pues bien, Bang! Es un juego de cartas que intenta simular las películas del Spaguetti-western, típicas de hace unas décadas y que se rodaban (aparte de en otros lares) principalmente en Almería. Cada jugador tomará al inicio de la partida un rol particular entre los existentes, que son: El Sheriff, los Ayudantes del Sheriff, los Forajidos y el Renegado. Como bien dice la descripción del juego, las balas vuelan durante la partida entre unos y otros. Pero vayamos al principio.

Reparto de Roles

El juego comienza de manera rápida y sencilla, dentro de las instrucciones podréis ver la cantidad de cartas de cada rol que se van a repartir, dependiendo del número de jugadores que haya en mesa, así siempre se pretende que la cosa esté equilibrada. Tras repartir los roles, se reparten los personajes de los jugadores, al azar de entre todos los que traen. El juego trae muchos personajes por lo que la variedad la vais a tener asegurada, ayudando a alargar la vida del juego.

Cada personaje tiene unos puntos de vida diferentes y una habilidad que no comparte con ninguno, por lo que cada partida, dependiendo de quien tengas tú como personaje y quién tengan los que se encuentren al lado tuyo, se tornará más gris o más negra.

Los puntos de vida indican a parte de las bang! Que puedes recibir antes de besar el suelo, el número de cartas que puedes llegar a tener en la mano al terminar tu turno. Esto hace que los jugadores que tengan menos vida y que vayan poco a poco muriendo sean cada vez más débiles. ¿Injusto? Si, pero realista.

¿Como se gana la partida? Es realmente fácil, y aquí es donde entran los roles que no he explicado todavía. Cada rol tiene una forma distinta de ganar, algunos incluso tienen que colaborar entre ellos, paso a explicarlos.

Sheriff: Gana la partida si sobrevive y mata a todos los forajidos.
Ayudantes del Sheriff: Ganan la partida si el Sheriff gana, aunque ellos hayan muerto.
Forajidos: Ganan la partida si matan al Sheriff, aunque alguno de ellos haya muerto.
Renegado: Gana la partida si consigue al final de ésta un duelo a solas contra el Sheriff, quedándose solos en la mesa y matándolo.

Ahora paso a explicar la gracia del juego, y es que los roles se reparten en secreto, por lo que nadie sabe quién es quién a excepción del Sheriff, que tiene que levantar su carta de Sheriff, los demás roles quedan ocultos y no se levantan durante toda la partida. Ahí es donde entran las paranoias de los jugadores, que ven enemigos donde hay aliados, y se puede dar la coincidencia de que dos Renegados se maten a tiros, o lo que es peor y más común, que el Sheriff acabe matando a su Ayudante. Sencillamente genial.

Turnos de la partida

Una vez todos tengan sus roles repartidos y su personaje delante suya junto con otra carta indicando las vidas que tiene, podemos comenzar con el turno del primer jugador.

Los turnos de juego son sencillos y rápidos, como todo en este juego. Al comienzo de su turno, el jugador en cuestión roba del mazo común, y juega tantas cartas como quiera sobre la mesa, pero sólo un bang! Por turno. Hay otras reglas como que no se pueden tener dos armas sobre la mesa, y si se baja una nueva, hay que descartar o bien ésa o la antigua. Pero no voy a explicar todas las reglas ya que lo que pretendo es dar un vistazo general del juego, así que paso de complicaciones y voy al grano.

Después, se descarta de todas las cartas necesarias hasta tener la misma cantidad de cartas que de vida. Fácil, ¿verdad?

¿Qué hacen las cartas? Pues hay de todo, armas que alejan o acercan a los jugadores de la mesa, disparos, barriles que te cubren de los disparos, cerveza que te recupera la vida, esquivas, diligencias que te permite robar cartas, etc.

Antes de terminar, hay una cosa del juego que aún no he explicado y que he dejado al final, ya que la considero de lo más novedoso y bueno del juego, y es las distancias entre los jugadores. Cada jugador sólo puede disparar a los jugadores que tenga a su lado, o sea, a su izquierda y a su derecha. Ahí es donde entran en juego las armas y caballos, que como he indicado antes, alejan a los enemigos o los acerca, según lo que le interese a uno, para sí poder disparar a otros jugadores situados más lejos.

Resumen

Que es un juego rápido y muy divertido, que se explica en dos minutos y que recoge con gran acierto el ambiente de las películas del Oeste antiguas. Pueden jugar tanto jugones como no jugones, y engancha al más pintado. Eso sí, tiene un pero muy grande y que hace que en mi grupo de mesa salga poco a la palestra. Y es que cuando te matan, te retiras de la partida y tienes que esperar a que terminen todos para comenzar de nuevo. El tiempo de espera puede ser de varios minutos, un par de ellos o así, a media hora o más. Por lo que a veces puede resultar un poco coñazo esperar.

Reseña cedida a la revista Senderos Umbría 

No hay comentarios:

Publicar un comentario