viernes, 8 de octubre de 2010

008 - Caorvs Magnvs (2.000)

Autor: Leo Colovini
Año: 2000
Jugadores: 2 a 4
Duración: 60 minutos
Enlaces: BoardGameGeek

Caorvs Magnvs, de Leo Colovini, es un juego que bien podríamos catalogarlo de abstracto, aunque no se yo muy bien si lo es, y que pueden jugar de 2 a 4 personas, aunque para mi gusto, lo mejor es cuando hay 3 en mesa. En cuanto a la temática del juego, es bien sencilla. Tenemos a Carorvs Magnvs dando vueltas por las provincias, mientras los jugadores juegan su influencia sobre éstas, o bien paladines sobre su pequeño tablero. Así, a vote pronto, podríamos afirmar que es un juego de mayorías. Como no lo tengo muy claro, vamos a pasar directamente a la mecánica del juego.

Mecánica

Antes de empezar a jugar, hay que colocar una especie de losetas de distintas formas que que pueden encajar entre ellas, sobre la mesa, separadas y formando un círculo, con los cubos de madera de distintos colores en el centro de la mesa. Cada loseta representa una provincia. Posteriormente, se coge un paladín de madera de cada color y se van colocando, uno a uno, en cada provincia. Por último, se coloca la figura de Carorvs Magnvus sobre una de ellas. El tablero ya está listo para jugar, ahora sólo queda que los jugadores preparen sus tableritos de juego.

Aquí, dependiendo del número de jugadores, varía mucho, y como no voy a explicar todas las reglas y lo que trato es que se tenga una leve idea de lo que va el juego, voy a explicarlo con algunas licencias para que se me entienda. Pues bien, cada jugador, tira un número de dados, dependiendo del número de jugadores en mesa, y escoge, un paladin de cada color que haya salido en las caras de los dados. Estos dados son de seis caras, y cada cara tiene un color, que representa una orden de paladines, y además, una cara comodín, que puedes coger el color que quieras. Cuando cada jugador tiene sus paladines en su tablero de juego, coloca tres de ellos para empezar con algo de influencia.

El tablero de cada jugador es bien sencillo, es una lámina de cartón, alargada y donde vienen representado los cinco colores de los paladines que existen en el juego. Cada vez que se ponga un paladín en el tablero, se sitúa siguiendo una línea sobre su color. Esto indica el poder de influencia que tienes sobre esa orden de paladines. Quien tenga más paladines de un color, es el que tiene el control sobre esa orden. En caso de empate, el que la tenía con anterioridad, lo mantiene.

Pues ya podemos comenzar a jugar. El sistema de juego es también sencillo, como todo en el juego. El turno de juego consiste en lanzar los dados, recoger los paladines del centro de la mesa y situarlos en tu lado de la mesa, y colocar tres de tus paladines, que pueden ser los que has robado o de tu reserva, en tu tablero, o en alguna provincia. ¿Para que se ponen en las provincias? Esto indica la influencia que tienen las ordenes de paladines sobre esa provincia en concreto. Si tienen más cuadrados de un color, esa orden gana el control de la provincia. Ojo, que hay que tener más cuadrados de un color, que la suma del resto de los colores.

Seguidamente se mueve a Carorvs Magnvs. ¿Como se mueve? Cada jugador tiene cinco piezas de cartón redondas, numeradas del 1 al 5. Estas sirven para indicar el orden del turno, y lo que vas a mover a Carorvs Magnvs. Al principio del turno, se pone una de las cinco piezas redondas sobre la mesa, de forma oculta, y se levantan todas a la vez. El jugador con el número más pequeño, empieza el turno, y lo que indique su pieza, es lo que moverá el peón de Carorvs Magnvs. Una vez que se ha usado una pieza redonda, no se volverá a usar, hasta que no se hayan usado todas.

Ahora llega el turno de construcción de Castillos. Esto se realiza siempre donde cae el peón de Carorvs Magnvs. Allí se mira quien tiene la mayoría absoluta sobre la provincia y puede construir un castillo allí. Si al hacer esto, tiene en alguna provincia colindante un castillo suyo, puede unir ambas provincias, haciendo una provincia más fuerte y grande.

En caso de que ya exista un castillo en una provincia, y que vuelva a caer el peón de Carolus Magnvs en ella, se vuelve a resetear y quien tenga mayoría construye tantos castillos como provincias haya unidas. Esto es importante, y hay que tener en cuenta que cada castillo vale por 2 puntos, y cada cuadrado de color vale uno. O sea, que no está todo el pescado vendido en el juego hasta que no termine, y que una provincia, mientras más grande, más poder tiene y más difícil es arrebatarla, aunque para nada imposible. En caso de empate, la provincia se queda vacía de castillos y no es de nadie.

Ganador de la partida

La partida termina cuando uno de los jugadores se queda sin castillos, que gana automáticamente, o bien sólo quedan tres provincias separadas en el centro de la mesa. En ese caso se cuentan los castillos construidos, y quien tenga más castillos, gana.

Valoración

Como veis, la mecánica del juego es sencilla, pero no por eso el juego es fácil. Eso si, influye mucho la suerte, pero también tu estrategia. Por lo que la rejugabilidad está asegurada. En cuanto a los componentes, en cierto modo, no te meten para nada en la temática del juego, y ésta rápidamente se olvida, pasando a jugar directamente a un juego abstracto de cubitos de madera y tiradas de dados. Eso si, los tableritos de las provincias son vistosos, pero es lo único.

Es sin duda, uno de los mejores juegos de mayorías que he jugado para tres personas. Se que se puede jugar a dos y a cuatro, pero es a tres cuando más me he divertido con él, y ya es el único momento que lo saco, cuando veo esa cantidad de jugadores en mesa. Me encanta las puñaladas traperas que se suceden durante las partidas, los cambios de poder de los paladines, la unión de dos jugadores para quitar una provincia grande a otro jugador, para luego pelearse entre ellos y volverla a recuperar su original propietario.

En definitiva Carorvs Magnvs es un juego que, componentes aparte, sorprenderá a muchos gratamente. Os lo recomiendo, en serio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario