miércoles, 12 de enero de 2011

016 - Gestos

Editorial: Parker
Jugadores: 4 en adelante
Duración: 30-45 minutos

Gestos es un juego que no me gusta mucho para sacarlo a mesa, pero tengo que reconocer que cuando hay mucha gente y la fiesta decae, es buenísimo para levantar ánimos, espabilar y continuar con otros juegos más series. 

Componentes

El juego cuenta con un tablero que representa una claqueta de cine, donde se van anotando las puntuaciones y se van colocando las cartas a adivinar. También se usa de cronómetro, pues las cartas van desapareciendo dentro de él cuando el tiempo va consumiendose. Al tablero le acompañan montones de cartas de dos colores diferentes, con cuatro palabras cada una, donde las de color azul son más fáciles y las naranjas más dificiles.

En resumidas cuentas los componentes son de una calidad bastante buena, las cartas llevan conmigo como 10 años y siguen igual que al principio. Lo que más me llama la atención es la claqueta, que es realmente útil, y sobretodo mecánica, que no usa pilas y es simplemente un muelle que cumple su función a la perfección. Es más, ahorra problemas de si has adivinado una palabra dentro del tiempo o no, ya que si el tiempo se acaba, la tarjeta desaparece y es imposible de coger, por lo que si has llegado a coger la carta es que lo has hecho todo dentro del tiempo reglamentario.

Objetivo

El objetivo del juego es bien sencillo, hay que obtener más puntos que el equipo contrario. Los puntos vienen marcados en las cartas, exactamente para cada palabra, teniendo una puntuación de 1 a 3 las fáciles y de 2 a 5 las dificiles. Para conseguir las cartas, un miembro del equipo del turno correspondiente, sale a la palestra, e intentará por gestos que los demás de su equipo adivinen la palabra en cuestión.

Preparación

La preparación es rápida. El jugador que le toca hacer los gestos cogerá cuatro cartas al azar y elegirá la palabra que va a interpretar, colocándola en la claqueta. Cuando esté todo listo, pulsa el botón de ésta, y el tiempo comienza a disminuir y las tarjetas a desaparecer. Cuando termine el tiempo, se le vuelve a dar cuerda y sale el siguiente jugador a la palestra.

Jugar

Jugar es bien sencillo y ya está todo explicado. Simplemente se van turnando los equipos en sacar uno de sus jugadores a la palestra. Este deberá con gestos hacer que los demás miembros de su equipo adivinen las palabras en cuestión. Una vez que se adivine, un miembro del equipo deberá coger la carta antes de que el tiempo se agote y desaparezca. Si todo se hace correctamente, sumará a su puntuación, los puntos totales de las cartas adivinadas y cogidas.

Final de la partida

No recuerdo mucho cuando terminaba la partida, pero nosotros básicamente jugamos a 25 puntos, el equipo que consiga llegar a los 25 puntos antes, gana.

Conclusión

Aunque reconozco que no me gusta nada, tengo que admitir que se trata de un party divertido. Es sencillo y la duración es menos de medio ahora y sobretodo, asegura risas y buenos ratos. Cierto es que está ya un poco anticuado, pues existen ya en el mercado muchos partys que incorporan este tipo de mecánicas mezcladas con otras más novedosas, haciéndolos menos repetitivos, pero no se si es por el tiempo que hace que lo tengo, o por los buenos ratos que me ha deparado, pero lo cierto es que me sigue pareciendo muy bueno y recomendable, sobretodo la última edición que han sacado, mucho más bonita, pero con las palabras mucho más fáciles de adivinar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario