lunes, 7 de marzo de 2011

020 - Monopoly (1933)

Idea del juego

Este juego está diseñado con dos premisas principales.

La primera es conseguir una simulación realista de una persona que invierte su dinero en el negocio de la costrucción, tan de moda en años pasados en nuestro país. La habilidad del jugador y el factor aleatorio del dado permite que el crecimiento económico de cada jugador vayan por diferentes caminos en cada partida, pero sin perder una realidad ficticia de lo que es el negocio de la costrucción.

La segunda, es hacer un juego sencillo, asequible a todos los públicos y sin necesidad de invertir mucho tiempo en leer reglas.

Historia

Aunque el Monopoly tiene su fama, lo cierto es que no era original ni en su tiempo, ya que fue una derivación del juego The Landlord's Game creado por Elizabeth Maggie a principios del año XX, y que curiosamente, derivaron muchos otros juegos.

El tablero

El diseño del tablero es muy simple. Las casillas por donde se mueve nuestro peón forman el cuadrado del borde del tablero, dejando el centro para colocar las cartas de Sorpresa. Cada casilla representa una propiedad, la cárcel, la salida, la sorpresa, y poco más. Cada propiedad forma parte de una calle o avenida que la forman otras propiedades con el mismo color de casilla. 

Es curioso la de tableros que existen del juego, habiendo un tablero de casi cada ciudad del mundo, de películas clásicas, de libros, de otros juegos. En fin, son todos iguales, pero cambia el nombre de las propiedades y el diseño. 

Las fichas

Para jugar al  Monopoly se usan pocas fichas. Principalmente son fichas de dinero, la mayoría de ellas impresas en papel, pero según el modelo del juego que tengas, puede que incluso tengas una tarjeta de crédito en vez de dinero impreso. También se usan fichas en forma de casa y hoteles, que representan las costrucciones que se van generando en nuestras propiedades. Para el recuento de propiedades se usan tarjetas con el mismo dibujo que la casilla de la propiedad que representa. Y poco más. Poco material y hablar de si el material es bueno o malo es realmente absurdo, ya que como he dicho hay un montón de copias distintas del juego.

El sistema de juego

Ahora si, vamos al grano de la cuestión y a lo que me hace hacer las reseñas, que no es otra cosa que contar más o menos como se juega. Este juego que me ocupa es realmente fácil de explicar y de jugar. Su preparación es escasamente 5 minutos, y la duración de una partida es indeterminada, pero tendiendo a infinito. Ese es el principal problema que yo le veo al juego, porque por lo demás, es un juego que me gusta bastante.

Como es normal en este tipo de juegos, cada jugador estará representado en el tablero por una ficha del color elegido. Estas fichas comenzarán en la casilla de salida. Decidido el jugador inicial, éste lanzará los dos dados y avanzará por el tablero tantas casillas como el número obtenido. Si cae en una casilla de una propiedad, podrá comprarla si no tiene dueño, y deberá pagar una multa al dueño en caso de que lo tenga ya. Si cae en una casilla de cárcel, perderá el turno y tendrá una paralización. En caso de caer en una casilla de sorpresa, robará una carta del centro del tablero y la leerá en voz alta, aplicando lo que se dice. Cuando se vuelve a pasar por la casilla, se gana un poco de dinero para poder seguir jugando. 

Ahora bien, ¿Que se necesita para construir casas y hoteles? Pues a parte de dinero, tener todas las propiedades de un color. Una vez hayas conseguido todas, podrás construir en una de esas propiedades lo que quieras. Al construir alguna de estas dos cosillas, la propiedad incrementará su valor y el desgraciado que caiga en ella, te tendrá que pagar una fortuna.

Fácil de jugar, pero lo complicado del juego es la negociación. Se puede negociar todo. Puedes cambiar propiedades con otro jugador, puedes vendérselas, puedes pagar con propiedades en vez de dinero, hacer prestamos, etc. Todo eso con un único fin. Joder al prójimo lo más posible para arruinarlo.

10 comentarios:

  1. No conocía este blog, pero con motivo de mi reciente comentario en el post del "Cluedo Efectos especiales", lo descubrí, y me gusta, ya que en mi entorno familiar somos aficionados a los juegos de mesa desde hace tiempo.

    El último juego recién comprado, Cluedo Efectos especiales, ya me han comunicado que me lo han enviado, y estoy a la espera. Pero el último que compré fue el Monopoly revolution (electrónico). El Monopoly clásico es un juego al que hemos jugado mucho (¿quien no?), pero nos cansamos, y quedó abandonado, ya hace años.

    Así que para revitalizarlo, compré este, en el que se quita el engorro del dinero de papel, así como de las preguntas de suerte y Comunidad, siendo sustituidos por una máquinita y una tarjeta de crédito para cada uno. La máquina (coin voz) se encarga de las tarjetas suerte y lleva el control del dinero de cada uno con su ranura para las tarjetas de crédito.

    Cambia alguna regla, pero para mejor. El juego es menos engorroso, más fluido, pero no menos interesante. Al revés, lo de las tarjetas de crédito "mola" mucho.

    Dejo aquí mi opinión para el que le sirva. Realmente esta versión REVITALIZA el juego.

    ResponderEliminar
  2. Gracias por el comentario. La verdad es que los Monopolys no son santos de mi devoción. Pero es indudable que todo el mundo lo ha jugado y será por algo. Para mi gusto demasiado largo. Eso si, recomiendo la version de cartas, realmene buena, umo de mis clásicos.

    En cuando al electrónico que fomentas, un amigo mio lo tiene, es un gran aficionado a los Monopolys y raro es que no tenga todos. Pero aun no he tenido la oportunidad de jugarlo. Tendré que pedirle una partida si mejora un poco el clásico.

    ResponderEliminar
  3. Gracias por el comentario. La verdad es que los Monopolys no son santos de mi devoción. Pero es indudable que todo el mundo lo ha jugado y será por algo. Para mi gusto demasiado largo. Eso si, recomiendo la version de cartas, realmene buena, umo de mis clásicos.

    En cuando al electrónico que fomentas, un amigo mio lo tiene, es un gran aficionado a los Monopolys y raro es que no tenga todos. Pero aun no he tenido la oportunidad de jugarlo. Tendré que pedirle una partida si mejora un poco el clásico.

    ResponderEliminar
  4. A mí me pasaba igual, porque es un juego engorroso al tener que llevar muchas cosas a la vez (Tarjetas de propiedad, casitas, el dinero pagando y cobrando, las tarjetas suerte y comunidad) pero no creas, es muy distinto.

    El Monopoly Revolution (no confundir con el Monopoly Electronic que es distinto), quita dos engorros, el más importante, el dinero que es sustituido por una tarjeta de crédito que se introduce en la ranura de la máquina y las tarjetas de suerte y comunidad, que la máquina se encarga de decir (tiene sonido y voz igual que el Cluedo FX) automáticamente.

    Además, al igual que en el Cluedo FX cambian algunas reglas, aquí también (empezando por el tablero que es redondo. Yo he pasado de no gustarme el Clásico, a encantarme esta versión, ya que la electrónica se encarga de lo más pesado.

    Te dejo unos enlaces del boardgamegeek con detalles del tablero y de la máquina (¡que es una pasada!), que además es independiente del tablero, siendo muy cómodo de guardar.
    http://boardgamegeek.com/image/755152/monopoly-revolution?size=large
    http://boardgamegeek.com/image/2224029/monopoly-revolution?size=large

    Si quieres saber detalles de como funciona la parte que es distinta del clásico y la electrónica, lo puedo comentar.

    Saludos

    ResponderEliminar
  5. Por cierto, las tarjetas de crédito son de un plástico muy duro, yo diría que más duro que una tarjeta de crédito real, no lleva banda magnética, sino unos relieves también muy duros. Con lo cual, son prácticamente irrompibles e inaveriables.

    ResponderEliminar
  6. El tablero es cuanto menos curioso.

    Me gustaria saber que cambia. Y sobretodo si la duracion de las partidas se reduce considerablemente.

    ResponderEliminar
  7. El tablero es cuanto menos curioso.

    Me gustaria saber que cambia. Y sobretodo si la duracion de las partidas se reduce considerablemente.

    ResponderEliminar
  8. El tablero, aunque sea redondo, es muy parecido funcionalmente, pero es mucho más bonito. Tiene el mismo nº de casillas, pero 6 de ellas se han sustituido por otras. Son las 4 de Suerte y las dos de Caja de Comunidad. Es lógico, ya que eso lo lleva ahora la electrónica. En su lugar se han puesto dos compañías de S.P. más (antes había 2, ahora hay 4, igual que las estaciones de trenes, que son 4), pero eso cambia poco el juego. La principal novedad son las otras 4 casillas, que se llaman casillas de Zona, y como observarás en la foto, son cuatro casillas que engloban cada una, una zona o arco, equivalente a lo que antes era un lado del tablero cuadrado sin las esquinas. Caer en esa casilla produce unas reglas nuevas. Habría que pulsar el botón "zona" de la máquina, y ésta te dice lo que ocurre y hay que hacer (es parecido, aunque no igual, a las casillas de suerte de antes, pero ahora puede afectar a varios jugadores a la vez). También aleatoriamente la máquina de pronto habla y el jugador que esté en turno en ese momento tiene que cumplir lo que dice, este sería el equivalente (más o menos) a las casillas de "Caja de comunidad" de antes.

    En cuanto al dinero, cuando tengamos que cobrar de la Banca (por ejemplo al pasar por la Salida y cobrar el "sueldo" o al hipotecar una propiedad, o si en una suerte nos toca cobrar algo, etc.) introducimos la tarjeta en la ranura verde y pulsamos la cantidad con los números. Aparece en la pantalla LCD y nos ingresa el dinero. Si lo que tenemos es que pagar (por ejemplo al comprar una propiedad), hacemos lo mismo, pero introduciendo la tarjeta en la ranura roja. Si es una transacción entre dos jugadores, se introducen las dos tarjetas a la vez (el que cobra en la ranura verde y el que paga en la roja) y el dinero pasa de un jugador a otro. Cuando cualquier jugador quiera saber el dinero que tiene, sólo tiene que introducir su tarjeta en cualquier ranura, e inmediatamente aparece su saldo en la pantalla. El tema del dinero es lo mejor.

    El tiempo sigue siendo largo, pero se ve acortado con respecto al juego clásico, gracias a la agilidad con el tema del dinero, y gracias a que de la suerte se encarga la máquina, que no nos deja tiempo para entretenernos con lamentos y tonterías. Además es mucho más ameno. Entre 4 jugadores estaríamos hablando de unas dos horas (o incluso menos si se atiene uno más al juego con menos "cháchara"). Con 6 jugadores se tarda más como es lógico.

    Yo creo que este juego es ideal para 4 jugadores, porque con más se enlentece demasiado.

    ResponderEliminar
  9. No se. No me termina de convencer. El problema que le veo al juego es la duración de las partidas, y aunque el aparato electronico reduce el tiempo, no lo veo suficiente. En cuanto a los cambios que introducen, creo que estan bastante bien, pero no cambian mucho el juego. Cosa que no se si es buena o mala.

    Ojala inventen un Monopoly que dure menos, o que no se haga tan largo y pesado. He probado otros juegos económicos y que duran un par horas o más, y la verdad es que se te hacen cortos con respecto al Monopoly.

    ResponderEliminar
  10. No se. No me termina de convencer. El problema que le veo al juego es la duración de las partidas, y aunque el aparato electronico reduce el tiempo, no lo veo suficiente. En cuanto a los cambios que introducen, creo que estan bastante bien, pero no cambian mucho el juego. Cosa que no se si es buena o mala.

    Ojala inventen un Monopoly que dure menos, o que no se haga tan largo y pesado. He probado otros juegos económicos y que duran un par horas o más, y la verdad es que se te hacen cortos con respecto al Monopoly.

    ResponderEliminar