lunes, 9 de febrero de 2015

Córdoba, Ciudad de Juegos

Siempre he mirado con recelo las jornadas de juegos que se realizan a lo largo y ancho de España, y poder tener una de las mejores en mi ciudad, Córdoba, es algo de lo que me siento orgulloso. Y es que me encanta ir allí y disfrutar con mis amigos de todo tipo de juegos. El caso es que todos los años comentamos entre nosotros que los modernos juegos de mesa era un mundo por conocer para la mayoría de la gente, visto lo visto jornada tras jornada, donde cada año aparecen más personas perdidas buscando conocer este entretenimiento lúdico único. Pero para nosotros, lo que más nos sorprendió y encantó este año, fue el mundo de los juegos de mesa para niños pequeños, que descubrimos de la mano de Habba y sus simpáticos trabajadores. Por lo que puedo afirmar, que en esta IX edición de estas jornadas, lo pasamos como niños.

Las jornadas han sido organizadas, como todos los años, por la Asociación Cultural Jugamos todo@s, por lo que no quiero dejar pasar la oportunidad de darle las gracias por el esfuerzo que hacen para que este mundo llegue al máximo número de personas. Todo de forma altruista. 

Nos encantó pasear por todos los stand de tiendas, distribuidoras, autores y demás gente relacionada con los juegos, dispuestos a enseñar y ofrecer lo mejor que tienen. A parte de poder disfrutar de alguna de las actividades que proponían, bastante divertidas e interesantes como la de La Granja del stand de Habba. Ver allí gritar y chillar tanto a niños como padres, no tenía precio. 

Como he comentado al principio, el mayor tiempo lo pasamos alrededor del stand de Habba, un espacio que invita a jugar al público más joven con muchos juegos disponibles y una pareja bastante simpática dispuestos a explicar con toda la paciencia del mundo cada juego. Creo que no nos quedó ningún juego por probar. Resaltar que a pesar de que los juegos eran para niños de entre 3 y 10 años aproximadamente, muchos de ellos nos encantó para jugar nosotros. Otro gran centro de nuestra acción fue el stand de Ludonova, donde pudimos disfrutar del flamante La Villa, la verdad es que la única partida a un juego serio de las jornadas y me dejó un buen sabor de boca. No me importaría repetir. Entre stand y stand intentamos ver al invitado de este año, pero Matt Leacock no se dejó ver. Quizás estaría enfrascado en alguna partida al Pandemia.

Una cosa que no quería dejar la oportunidad de decir es que el recinto se ha quedado pequeño. Cada año vemos más y más stand, y sobretodo, más y más gente. No entiendo como este tipo de eventos que mueve tanto, no reciba ningún tipo de ayuda por parte de las autoridades. Comparado por ejemplo con Intercaza, creo que se dan la mano, y hay que ver lo que reciben unos con respecto a otros.

De entre las marcas y personas que vinieron a presentar sus novedades, me gustaría destacar la presencia de Francisco Gallego con su juego Guerra de Mitos, el cuál descubrí este verano y me ha encantado. Una pena no pararme a saludarlo. 

Como curiosidad, resaltar que durante la noche, nos fuimos a cenar cerca de allí y fue cuando ocurrió la ventisca que derribó varios árboles de la capital, junto con las carpas que había instaladas en la Diputación. Pero que dentro de ésta, todo el mundo siguió jugando en los pasillos, abrigados de la lluvia y sin enterarse de lo que ocurría fuera.

Sin nada más que contaros, deseando que llegue este año la X edición y poder compartir nuevamente tal evento con mis amigos y compañeros de juegos.


No hay comentarios:

Publicar un comentario