jueves, 12 de marzo de 2015

022 - Dominion (2008)


Autor: Donald X. Vaccarino
Editorial: Devir
Año: 2008
Jugadores: 2 a 4
Duración: 30 minutos

Dominion es el juego de Donald X. Vaccarino que más fama a alcanzado de toda su carrera. Se trata de un juego con un sabor parecido a Magic The Gatering en el sentido de que se trata de un juego rápido - dentro del mundo de los juegos de mesa - enfocado para jugadores noveles, pero que con el tiempo se gana en profundidad y estrategia, hay costes para cada carta, y alguna que otra semejanza que a priori me parecieron evidentes. Pero que con el paso del tiempo, me parecieron absurdas.

EL JUEGO

Se presenta, curiosamente como un juego no coleccionable, con un total de 500 cartas para la caja básica. Al inicio de la partida, los jugadores deciden qué cartas usarán para jugar, aproximadamente 10 distintas, con sus respectivas 10 copias de cada una, y empezarán la partida. En cada turno, un jugador tratará de jugar de la mejor forma posible las cartas de su mano para conseguir nuevas, que se añadirán a su baraja, entre las que destacan los Puntos de Victoria. Al finalizar tres mazos de cartas o el mazo de cartas de Provincia, se da por concluida la partida, y el jugador que tenga más Puntos de Vitoria en su baraja, es el vencedor. 

La gran cantidad de cartas diferentes y las incontables combinaciones entre ellas hacen que el juego se pueda jugar una y otra vez, y que cada partida sea diferente a la anterior.

CARTAS DEL JUEGO

Las cartas que maneja el juego se dividen principalmente en 3 clases:


  • Cartas de Acción: Es el grueso del juego, las únicas que cambian de partida a partidas y donde verdaderamente está la estrategia, en saber comprarlas y usarlas dependiendo de lo que haya salido. Estas cartas a su vez se dividen en varios subtipos, pero todas son en estructura idénticas. Por lo que explicada una, explicadas todas.
  • Cartas de Dinero: Hay tres, una de valor 1, otra de valor 2 y la última de valor 2. Son las cartas principales para conseguir dinero sin gastar acciones, para poder comprar más cartas para tu baraja.
  • Cartas de Puntos de Victoria: Las últimas, pero las más importantes. Son tres, y cada una de ellas otorga una diferente cantidad de puntos de victoria al final de la partida. Son las cartas que odias cuando te sale en mano, pero que por le contrario, estás deseando tener muchas.


LOS COMPONENTES

Aquí podría expandirme durante horas y horas escribiendo, pero para ser sinceros, los únicos componentes que posee el juego son cartas, y la hemos descrito en el anterior apartado. Así que vamos a pasar a la mecánica.

LA MECÁNICA DEL JUEGO

El juego prácticamente lo hemos explicado ya, pero para hacer memoria y profundizando un poco más en la mecánica, os cuento más o menos los pasos a seguir durante un turno de un jugador:

  1. Coge una mano de cinco cartas de su baraja de juego. Si en algún momento de la partida no tienes suficientes cartas en tu baraja para rellenar tu mano, debes de barajar tu pila de descartes y formar una nueva baraja de robo.
  2. Ahora, puedes jugar una acción de tu mano y realizar una compra en el orden que quieras. Ten en cuenta que muchas cartas de acción te otorgan más acciones, más opciones de compra, más dinero, incluso Puntos de Vitoria.
  3. Descartas las cartas que te hayan quedado en la mano, y junto con las cartas jugadas, las colocas todas en tu pila de descartes.


CONCLUSIONES

Lo que más me gusta del juego es que puedes encadenar varios combos con cartas de acción que te otorgan más acciones y posibilidad de robar más cartas, por lo que, dependiendo de la suerte que tengas, puedes encadenar varias cartas y acumular mucho oro para una compra importante. Es verdad que existe azar, pero está muy controlado. Cada jugador va a comprar las cartas que quiere que le aparezca en su baraja de robo, incluso la cantidad de estas, por lo que no habrá sorpresas a la hora de robar cartas. Eso si, el azar está en el orden que te van apareciendo las cartas, pero como digo, es controlable. 

El que todo el mundo comience con las mismas cartas y que puedan comprar exactamente las mismas cartas, hace que el juego sea equitativo y que gane el que mejor haya sido capaz de ver la estrategia con respecto a las cartas aparecidas en mesa. 

El juego es suficientemente fácil de explicar y de jugar como para que sea difícil llegar a manejar perfectamente. Es necesario pues unas pocas de partidas para poder ver las estrategias y las combinaciones de cartas para desarrollar una estrategia fulminante. Esto hace que el juego sea aceptado tanto para jugadores avanzados como para novatos. Ganes o pierdas, siempre ves que tu partida avanza y que no lo estás haciendo tan mal del todo.

Yo lo disfruto más jugando a dos personas que a cuatro. Pero funciona perfectamente a cualquier número de jugadores, la espera entre turno y turno no suele ser muy largo, por lo que es ameno y rápido. 

Donald X. Vaccarino ha conseguido un gran juego de mesa que probablemente se convierta, si no lo es aún, en un clásico en las estanterías de los jugones. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario