miércoles, 10 de junio de 2015

027 - Toma 6 (1994)

Jugadores: de 2 a 10 (mejor con 5 o 6)
Duración: unos 45 minutos
Editorial: Amigo Spiel
Año de publicación: 1.994

Toma 6 es uno de los grandes juegos de Wolfgang Kramer, aunque creo que no es uno de sus más conocidas obras, en cierto modo el juego si es famoso, pero poca gente pone su nombre cuando habla de él. El juego nos muestra una mecánica muy conocida de colocar cartas sobre la mesa que tan buenos resultados les ha dado a muchos autores, donde se añade un elemento de gestión de mano. En ciertos aspectos me recuerda mucho al Exploradores de Reiner Knizia, sólo que admitiendo más jugadores y el factor puntuación totalmente diferente, dando un resultado un juego mucho más profundo y rico.

Hoy en día es un juego muy fácil de obtener, incluso creo que sacaron una versión 20 aniversario durante este año.

INTRODUCCIÓN

Es un juego totalmente abstracto donde cada carta viene numerada del 1 al 105. Siguiente ciertos patrones, cada carta tiene un número de cabezas de buey, donde cada cabeza da un punto. 

COMPONENTES

Como es habitual en la mayoría de los juegos de cartas, los componentes son cartas, exactamente 105. Aunque también nos encontramos con un manual muy pequeño, con las reglas muy bien explicadas y un ejemplo para poder jugar de la forma más rápida y sencilla posible.

DESARROLLO DE LA PARTIDA

Las reglas del juego son bastante simples, pero como suele suceder en muchos juegos, simple no significa fácil de jugar. Un elemento muy interesante del juego es que el turno de los jugadores es simultáneo, por lo que por un lado no hay que esperar largo tiempo a que te toque y por otro, que no sabes la carta que van a jugar el resto de compañeros, creando incertidumbre y estrategia a partes iguales.

Con estas premisas, un juego sin tiempos muertos, sin factor suerte y con buena interacción entre jugadores, no hay que dejarlo escapar, en especial si te gustan los juegos rápidos y sencillos.

Al principio del turno, se colocan cuatro cartas en medio de la mesa, que formarán las cuatro filas de la partida. Y cada jugador recibe 10 cartas. 

En un turno, cada jugador debe jugar una de las cartas de su mano sobre la mesa sin que nadie la vea, para posteriormente levantar todos los jugadores a la vez las cartas y jugarlas en el orden numérico, de menor a mayor.

Cuando se estimula el orden del turno, cada jugador, coloca su carta sobre la pila de cartas donde la última de ellas tenga el número menor más próximo a su carta. Luego va el siguiente jugador, y así hasta que el último jugador coloca la última carta jugada. Y comienza el siguiente turno.

En el momento que haya seis cartas en una fila, el jugador que ha puesto la última de ellas, debe recoger toda la fila y colocarla delante suya, dejando sólo la última carta jugada, ahora, como la primera de la fila. Las cartas recogidas de la mesa, serán los puntos que obtiene ese jugador al final de la partida.

Si un jugador juega una carta demasiado baja, y no existe ningún montón cuya última carta sea más baja que la jugada, deberá recoger toda una fila y quedársela, y colocar su carta como la primera de la nueva fila creada.

EL FINAL DEL JUEGO

El final de una partida al Toma 6 se produce cuando todos los jugadores han jugado todas las cartas de su mano.

LA PUNTUACIÓN DEL JUEGO

La puntuación es fácil, tal y como he contado al principio, se cuenta las cabezas de buey que tenga cada jugador en los montones adquiridos durante la partida. Cada cabeza vale 1 puntos. Al final de la partida gana quién tenga menos puntos.

CONCLUSIÓN

Un juego como he dicho ya, sencillo y rápido, que suele gustar a todo el mundo. Al principio no le ves nada de estrategia, luego, una vez en la mesa y jugadas un par de partidas, ya empiezas a pensar e intentar adivinar que cartas tienen los demás jugadores para saber que carta jugar de las tuyas en cada momento y no llevarte ningún montón. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario