lunes, 22 de junio de 2015

002 - Exploradores (ADJ)


De forma general, con esta guía voy a intentar mantenerme apartado de las generalizaciones radicales sobre que estrategia es mejor para el juego. Es más, yo creo que no existe una estrategia fija para este juego, así que voy a intentar presentar cada concepto como una serie de elecciones que se deben realizar y las ventajas e inconvenientes de cada una de ellas. Eso si, intentar ser flexibles con vuestras estrategias y adaptarse a medida que el juego progresa y no tengáis miedo de probar nuevas.

Lo primero que tienes que recordar es asegurarte de no colocar tu primera carta en al menos dos de tus tres exploraciones de un valor alto, aunque creas que es rentable al final de la partida. Ya que darás pista a tu contrincante de que ni dispones de los número más bajos de esas exploraciones y tampoco los quieres, por lo que él puede comenzar la misma exploración que tú, partiendo de números más bajos y colocar uno o dos altos y que le salga más rentable que a tí. Si decides colocar cartas en muchas exploraciones, quizás sea válido lo de colocar valores altos en todas ellas para terminarlas de forma rápida, pero no te recomiendo que lo hagas, ya que no obtendrás casi seguro puntos negativos, pero tampoco positivos, por lo que lo suyo es centrase en tres exploraciones como mucho, incluso menos es posible obtener una muy buena puntuación.

Hacia el final del juego, recuerda no acumular muchas cartas de valores altos para tus exploraciones, ya que te quedarás sin tiempo para poder colocarlas todas y te encontrarás en la incertidumbre de no saber donde colocar que carta para que sea más rentable la jugada. 

ESTRATEGIA DE DOS EXPLORACIONES

Esta es una estrategia para conseguir bastantes puntos si al principio de la partida dispones de varios comodines de una exploraciones y algunas cartas bajas de esa u otra. Lo que hay que tener en cuenta es no darle demasiadas pistas a tu contrincante de que te vas a centrar en dos exploraciones nada más y que posees cartas importantes para ellas, ya que en el momento de colocar el primer comodín de una exploraciones, se guardará las cartas de menor valor de ésta para que no obtengas muchos puntos y obligarte a jugar cartas saltándote algunos números. Por lo que es recomendable empezar por la que no posees comodines y esperar que el otro jugador suelte alguna carta de la exploración que quieres conseguir la mayoría de los puntos. 

Para contrarrestar esta estrategia, yo suelo usar todo lo contrario de lo que es normal. En el momento en el que mi contrincante suelta un comodín sobre una exploración, me voy descartando cartas de mayor valor de esa exploraciones, enterradas entre cartas que ya no le sean útil, para obligarle a soltar cartas de su mano que seguro que me serán bastante útiles. Esta estrategia obliga al jugador a bloquearse su mano con cartas muy altas de sus exploraciones, sin posibilidad de soltar ninguna, porque cerraría rápido la exploración, y sin poder descartarse cartas de su mano, ya que todas las necesita y le son importantes.

Por lo que para centrarte en sólo dos exploraciones tienes que tener al principio de la partida, algunos comodines de al menos una de las exploraciones y casi toda la mano con cartas de sólo dos exploraciones. Tienes que ser cauto al colocar las cartas y paciente en esperar a que te toque o te suelte tu contrincante la carta que te hace falta, sin importante en soltar alguna carta que consideres importante para tu contrincante. Es mejor pensar en conseguir tú puntos que tu compañero no lo consiga.

LA ESTRATEGIA DE USAR COMODINES

Esta estrategia es muy arriesgada, ya que si usas comodines en más de una exploración, querrá decir que has gastado muchas cartas que luego te harán falta para que ésta puntúe bien al final de la partida. Para que te sirve tener muchos comodines en muchas exploraciones, si al final no vas a conseguir puntos, o en el mejor de los casos, sólo unos pocos puntos. Yo sólo pondría Comodines en una exploración, y descartaría los comodines enterrando cartas ya descartadas de valor alto que le falta a mi contrincante para puntuar. Eso haría perder un turno en intentar conseguir la carta que le hace falta y le llenarías la mano de comodines que ya no le son útiles. 

LA ESTRATEGIA EQUILIBRADA

En esta estrategia te deberías de esforzar en intentar hacer una exploración lo más grande posible e intentar a su vez dos exploraciones más para que te otorguen puntos, aunque sean pocos. Esto hace que a veces sea conveniente sacrificar cartas de valor bajo de una de ellas para poder conseguir las cartas que te faltan de la principar exploración. Como siempre tener paciencia para aguantar sin poner muchas cartas de la principal para esperar a conseguir los número que te falten, sin perder el control de los turnos que quedan y por lo tanto las cartas que te quedan por poner. A veces, esperar demasiado es contraproducente, te quedarán cartas en la mano que podrías colocar, y en la mano no sirven para nada.

LA ESTRATEGIA DE LOS RECURSOS ESCASOS

Es la más divertida de jugar, pero la más arriesgada, y es mantener en tu mano en máximo de cartas que le faltan a tu rival para sus exploraciones, y no centrarte demasiado en las tuyas. Intentando que las tuyas no puntúen negativo, con eso ya es un logro, y que las de tu contrincante puntúen negativo, al menos una de ellas. 

Con forme la partida vaya avanzando, te dará posibilidades de ir soltando cartas, al ya no serles útiles a tu contrincante. Ver la cara de éste cuando vas soltando una a una las cartas que ha estado esperando durante tanto tiempo, y que se le va a acabando la posibilidad de que sus exploraciones puntúen positivo, no tiene precio.

LA ESTRATEGIA DE LA EXPLORACIÓN COMÚN

Muchas veces sucede que los dos pensáis que tenéis buena mano para una exploración, y comenzáis a poner cartas en la misma. Si ves que esto va a suceder, asegúrate de que tienes suficientes cartas como para que no te puntúe negativo, o al menos que sólo te falte una carta para que sea rentable, de otra manera es muy arriesgado comenzarla si tu contrincante ya la ha comenzado.

DESPLIEGUE INICIAL

Como he comentado al principio, las primeras cartas que colocas son las más importantes, ya que marcará el resto de la partida. Lo normal es comenzar con un número bajo, pero a veces esperar ese número te puede cerrar puertas de comenzar una que al final de la partida te sea rentable. Yo recomiendo a ser posible comenzar con un comodín, o con el 2. Si el tiempo apremia, el 3 no es mala idea, pero es ya muy arriesgado. Y en pocos casos usar comodines para todas las exploraciones, usar sólo en una o dos, y como mucho un comodín en cada una. Nunca intentar colocar tres comodines en todas las exploraciones que comiences, aunque los tengas, al final no tendrás cartas suficientes para poner y los puntos negativos que obtendrás serán históricos.

COLOCACIÓN DE LAS SIGUIENTES CARTAS

Una vez has comenzado una exploración, yo intento colocar como todo el mundo, los números lo más seguidos posibles, pero eso es una tarea muy difícil, por lo que no espero mucho a tener los números necesarios, si no que si me falta uno entre medias de dos números que tengo, no espero ese número, es mejor perder ese número y colocar los más altos a esperar que te toque ese número y al final no darte tiempo a colocar los que verdaderamente importan. Por lo que mi consejo es que si tienes suficientes cartas, no esperes los números que te falten siempre y cuando el salto no sea mayor a dos cartas. Si te centras sólo en dos exploraciones si tendrás que tener paciencia y esperar a que te toquen los números que te faltan y no dejar muchos huecos vacíos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario