martes, 28 de julio de 2015

032 - Kingsburg (2007)


Juego conocido como cooperativo por el uso extensivo que se hace a ocupar los puestos necesarios para los demás compañeros de partida.

Autor: Ronald Wettering
Editorial: Edge Entertaiment
Número de Jugadores: 2 a 5
Duración: 90 minutos

Contenido

1 tablero de juego central, 5 tableros de jugador, 21 dados (6 blancos y 3 de cada uno de los colores de los jugadores), 15 contadores de madera (3 de cada color de jugador), 60 contadores de bienes de madera (repartidos entre madera, oro y piedra), 85 contadores de cartón (17 de cada color de jugador), 20 contadores de cartón de +2, 1 toten de madera que representa el favor del Rey, 1 contador de madera para indicar el año, y otro para indicar la estación, 25 cartas que representan los enemigos y por último, un libro de reglas.

Objetivo del juego

Los jugadores son Señores enviados por el Rey a proteger y administrar los territorios de sus fronteras.

Tableros del juego

El juego tiene, como hemos nombrado en el listado del contenido, un tablero central de juego y un tablero ara cada jugador. El tablero del centro representa la corte, donde podremos encontrar los personajes de esta que podemos pedir sus favores, a parte de representar el orden del turno, la defensa del reino, los puntos de victoria, la estación y el año en curso. Todo muy claro y bonito.

Los otros tableros representan la villa que cada jugador debe proteger y administrar, donde se puede ver los edificios que puede construir en ella y sus beneficios. Es una pena que sean de cartulina y no de cartón, la calidad es malilla para el precio que tiene el juego, pero da el apaño.

Transcurso del juego

Al comienzo del juego, cada jugador elige un color, y coge un tablero de jugador, los contadores de cartón y madera de su color y sus tres dados. Uno de los jugadores deberá poner los contadores de madera que indican el año y la estación en el tablero central, a parte de seleccionar al azar las cartas de los enemigos que se enfrentarán al reino en la partida en curso.

Dependiendo de la estación en curso, el turno se divide en tres partes si es productiva, y en uno si no lo es. Cuando no es productiva, la misma estación marca lo que hay que hacer, pero cada estación productiva es igual, por lo que los tres pasos a dar en cada una de ellas, se resumen de la siguiente forma:

Paso 1: Todos los jugadores lanzan sus tres dados. Luego, por orden de turno, se van colocando uno, dos o tres dados en el tablero de juego. Cada jugador en su turno sólo puede colocar en uno de los miembros de la corte, bien con un dado o con la suma de dos o más dados, antes de volver a colocar, los demás jugadores han tenido que colocar una vez. 

Paso 2: Por orden, cada jugador va cogiendo los beneficios que le ha aportado sus elecciones con los dados.

Paso 3: Cada jugador elige y construye un edificio para su villa.

Al final de cada año, viene una etapa que es el ataque de los enemigos al Reino, y donde todos los jugadores deben de aportar defensas. Si no aportas suficiente, podrás perder bienes, edificios o puntos de victorias, y si aportas suficiente, los ganarás en lugar de perderlos. Por lo que es importante tener defensa al final de cada año, ya que puedes perder todo lo realizado durante el año.

Al final de la estación de Invierno del quinto año, el jugador que haya obtenido más puntos de victoria es el ganador. 

Resumiendo

El juego es sencillo de explicar y de jugar, permitiendo a un jugador novato meterse por completo en el juego al segundo turno de producción. Da lugar a piques muy animados, cortar suministros que le hacen falta a un jugador, ocupar los números de los demás para que no puedan colocar sus dados en el tablero, etc. 

De ahí que el juego mejore con cuantos más jugadores se juegue. Cierto es que hay en el mercado muchos juegos de administración de recursos mucho mejores y más económicos, y que aportan mucho  más que este, pero a mi me gusta mucho y es uno de mis clásicos. Y suele triunfar en todo tipo de público.

No hay comentarios:

Publicar un comentario